Ahora que está muy actual la polémica sobre las “largas maduraciones” hay un bloguero estadounidense que ha ido más allá y ha querido probar una carne de hace 100 años. Se llama Steven Thomas y desde hace años colecciona “raciones individuales de combate“, esas que llevan los ejércitos para sus maniobras y las tiene de diferentes épocas y países…

 

 

Según ha explicado el bloguero de 29 años en un artículo para el periódico Financial Times (PINCHA AQUÍ para leer el artículo original),  todo comenzó en 1997 cuando él era un niño y vivía en Florida. Su padre trajo a su casa unas cuantas raciones de las que utilizan los soldados americanos en sus maniobras o en combate de una tienda de la Marina del Ejército americano. Le fascinó lo que encontró en aquellas cajas individuales y pensó que aquello era lo mismo que comían “los héroes”.

Desde entonces comenzó su pasión por buscar y documentar todas las raciones de cualquier época que encontrara. Las abría, lo filmaba y lo compartía en internet…

De este modo descubrió que la comida se mantenía en el tiempo y comenzó a probar raciones más antiguas (desde una galleta de chocolate de una ración de la guerra de Corea de 1951, café instantáneo de la segunda guerra mundial o perritos calientes de una ración estadounidense de 1982, estaban bien conservados, pero un poco suaves).

 

 

Esta extraña “pasión” del bloguero le ha llevado alguna vez al hospital, una vez estuvo ingresado por intoxicación tras probar una ración de carne del ejército ucraniano. Aunque asegura que si al abrir la ración y ver que un alimento está en mal estado procura no probarlo.
Una de las normas que sigue Steven es no abrir ninguna ración que ya la tenga por duplicado.