Las naves de Discarlux están siempre abiertas para amigos y profesionales que son aficionados a las buenas carnes, casi todos quedan fascinados con ese «mar de lomos» que tenemos en las cámaras que dejan impresionados a todos los visitantes…

En esta ocasión nos visitó Pepe Domingo Castaño al frente de unos cuantos amigos, entre los que se encuentra nuestro Iñaki Cano, que pertenecen a la Peña «Cabritos Hasta La Muerte«, que según nos cuenta Iñaki: «se formó para comer una vez al mes, con la particularidad que cada comida la organiza uno de los miembros y en un lugar distinto y sin repetir. En esta ocasión me tocaba a mí y que mejor sitio para una comida diferente y singular que Discarlux» 

En la siguiente foto y de izquierda a derecha: Rubén Martín, Iñaki Cano, Juan Carlos Montero, Castaño, Miguel Rodríguez y José Portas

En esa peña están: Pepe Domingo Castaño y Rubén Martín de la COPE, Juan Carlos Montero, empresario de discotecas, David Lecanda, propietario de El Pimiento Verde, Flores de Alcachofas y La Cornada, Carlos y Pablo Gutiérrez, dos jóvenes empresarios y hermanos que se dedican a la compra venta de empresas entre otros múltiples negocios, Ernesto Alba, empresario dedicado al trasporte de paquetería, Miguel Rodríguez, jefe de sala del CISEM e Iñaki Cano

En esta visita a Discarlux y a la posterior comida acudieron alguno de los miembros de la Cofradía del Chuletón invitados por Iñaki Cano: Fernando Romay, Miguel Ortiz, Ramoncín, Pedro García de Arzuaga y los propietarios de Discarlux: José Portas y Carlos Ronda que ejercieron de anfitriones.

La Peña Cabritos hasta la muerte, llevó para regar la comida, un botellón de 18 litros de vino francés del 2012 Chateau Vray Canon Boyer. También Bodegas Arzuaga aportó varias botellas Magnum de Pago de Florentino.

Portas y Ronda de Discarlux, le regalaron a Pepe Domingo Castaño una bandeja de Cerámicas de Sagardelos con la inscripción de la mítica frase de Pepe Domingo: ¡Pepe, un purito!

Una divertida jornada de la que ha salido una comida que pronto realizarán las dos peñas juntas… ¡La buena carne vuelve a reunir a buenos amigos!