Los carniceros franceses están en pie de guerra después que en los últimos días hayan recibido agresiones violentas por parte de algunos grupos veganos que han llevado demasiado lejos sus reivindicaciones….

La prensa se ha hecho eco esta semana de esas agresiones de colectivos veganas que han llegado incluso a arrojar piedras a algunas carnicerías y señarlarlas y pintarlas con sangre artificial. En Francia, los carniceros exigieron al gobierno protección contra los veganos a través de una carta que ha enviado Jean-François Guihard, presidente de la CFBCT (la Confederación Francesa de carniceros y charcuteros) a Gerard Collomb, el Ministro del Interior.

En los últimos meses, 15 tiendas han sido rociadas con sangre artificial y esto ha llevado a la indignación de todo un colectivo. El propio presidente de la confederación ha relatado en su carta al ministro que los veganos “intentan imponer a la fuerza su propia forma de vida y su ideología a la gran mayoría de las personas. Los ataques contra los carniceros y toda la industria son nada menos que una forma de terrorismo. (…) Aspiramos a trabajar serenamente, lejos del odio y los dictados de algunos fanáticos. Gracias, ¡trabajemos en paz! ¡Gracias por permitir que los franceses coman lo que quieran! 

Según las encuestas los veganos son pocos, sólo el 3% de la población francesa indica ser vegano o vegetariano (última encuesta del 2016)

Y en Francia continúan las manifestaciones. Cientos de activistas veganos desfilaron por París, el pasado sábado, vestidos de rojo reclamando el cierre de los mataderos.

Si esto no se para está en peligro el trabajo de los más de 18.000 carniceros franceses.

(En la foto de El País, Nicolas y Grégoire, del restaurante francés Canard Street, frente a su escaparate que encontraron roto el 4 de junio).